Si abusas del celular, podrías sufrir daños irreparables en la retina

Retina_Display

Según un reciente estudio de la Universidad Complutense de Madrid, las pantallas LED producen, a largo plazo, daños irreparables en nuestra retina. Según el estudio, el excesivo contenido de radiación de la banda azul, muy energética, daña de forma progresiva nuestra vista. Además, la investigadora Celia Sánchez Ramos, al frente de este descubrimiento, advierte que este problema se irá agravando con el paso de las generaciones debido a la mayor esperanza de vida, además de que los jóvenes cada vez son más propensos a sustituir el papel por aparatos electrónicos.

Cómo evitar que la pantalla LED se convierta en un serio problema

Pero en el estudio no sólo se nos ‘acojona’ sobre nuestra más que probable ceguera en un futuro próximo, sino que también se nos dan recomendaciones para evitar que esto se convierta, a la larga, en un problema serio. La primera de las recomendaciones, la más sencilla, trata de “cerrar los ojos a menudo para atenuar el impacto” de la luz azul en la retina. Según la propia Sánchez Ramos, el ser humano medio mantiene abiertos los ojos unas 6.000 horas al año, muchas de ellas ante la exposición de luz artificial.

Otra de las medidas de protección ante este problema es la de utilizar protectores especiales de pantalla, los cuales se colocarían sobre la misma evitando que los rayos dañinos traspasen la misma. Dicho protector consta de distintas capas de filtros, el cual evita que la luz LED azul de la pantalla reproduzca secuelas en la vista. Si no te fías de esta medida, también se puede bajar el brillo al mínimo para reducir el impacto de la luz en los ojos. Todo esto pueden parecer medidas absurdas, pero ya hay mucha gente que ha tomado conciencia de ello, e incluso en grandes superficies se han comenzado a comercializar este tipo de protectores anteriormente mencionados.

La otra manera de reducir el daño de la pantalla LED es fortalecer nuestro organismo. Para Sánchez Ramos, lo principal es una dieta sana y variada, que sea rica en vitamina A. Los alimentos ricos en esta vitamina poseen una gran concentración de pigmentos visuales, responsables de absorber la ‘parte mala’ de la luz. Esto es un problema serio, y sería conveniente tomar conciencia de ello y comenzar a tomar precauciones para evitar ser operados de cataratas a los 40 años, que será lo que acabará pasando.

Deja un comentario